El Fondo Mundial adopta un nuevo enfoque para el financiamiento de las subvenciones

14 de septiembre de 2012

Un modelo nuevo que simplificará las solicitudes y hará que el financiamiento sea más predecible

Ginebra - La Junta Directiva del Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria ha adoptado hoy un nuevo enfoque para el financiamiento de las subvenciones que permitirá a la organización invertir los recursos mundiales de una forma más estratégica y más orientada a conseguir resultados.

El nuevo modelo de financiamiento está diseñado para mejorar de forma significativa la concesión de las subvenciones gracias a un proceso más predecible, fiable y flexible, de manera que se puedan alcanzar mayores índices de éxito en todas las subvenciones y salvar las vidas de las personas afectadas por las tres enfermedades de un modo más eficaz.

"Se trata de un cambio extraordinario para el Fondo Mundial con la mirada puesta en el futuro", manifestó Simon Bland, Presidente de la Junta Directiva del Fondo Mundial. "Además de las importantes cantidades de dinero que estamos desembolsando este año, este nuevo modelo de financiamiento mejorará aún más la eficacia de nuestras subvenciones en el futuro".

Desde finales de 2011, cuando la Junta Directiva decidió reorientar el enfoque de sus inversiones hacia un modelo más estratégico y determinado, el Fondo Mundial ha llevado a cabo una reestructuración que concentra al 75% de su personal en la actividad esencial del Fondo: la gestión de las subvenciones. Asimismo, ha reorganizado la División de Gestión de Subvenciones de manera que se le preste una mayor atención a cada país.

El nuevo modelo de financiamiento modificará el modo en que las entidades ejecutoras solicitan los fondos, obtienen la aprobación de sus propuestas y, posteriormente, gestionan sus subvenciones. Cuando se hayan concretado todos sus detalles, impulsará los planes estratégicos nacionales de los países e intentará aportar más simplicidad y eficacia al proceso.

Algunos aspectos del nuevo modelo de financiamiento deben definirse más detalladamente y la Junta Directiva decidió analizarlos en su próxima reunión, que se celebrará en noviembre.

Un elemento clave del nuevo sistema para los solicitantes será la presentación de una nota conceptual, más breve que las solicitudes anteriores, que les permitirá recibir las primeras impresiones y comentarios del Fondo Mundial, otros donantes y expertos técnicos sobre los posibles ajustes que deberían aplicar a su propuesta antes de seguir adelante. Se espera que con ello se reduzcan los tiempos de espera y que aumenten los índices de éxito general de las solicitudes.

Otro cambio importante será la implantación de un calendario más flexible para solicitar las subvenciones. En lugar de tener que realizar la solicitud en un momento concreto, las entidades ejecutoras podrán alinear mejor la presentación de las propuestas de subvención con sus propios calendarios presupuestarios nacionales.

"La Junta Directiva nos ha facilitado los principios, las políticas y las definiciones para aplicar la estrategia destinada a conseguir un mayor rendimiento de los recursos", declaró Gabriel Jaramillo, Gerente General del Fondo Mundial. "Es fabuloso ver que la Junta Directiva predica con el ejemplo. Ahora podemos elaborar un nuevo modelo operativo que será más sencillo para las entidades ejecutoras, movilizará los recursos con más agilidad para salvar vidas y también dará a los contribuyentes de los países donantes la confianza de que el Fondo está respondiendo a su debido tiempo".

En el nuevo enfoque, los países se agruparán en categorías, lo que permitirá a la Junta Directiva velar por que se centre la atención en los países con las cargas de morbilidad más altas y menor capacidad para sufragar los programas, entre otros factores a tener en cuenta.

La Junta Directiva aprobó que los fondos se destinarán a cada categoría y que después se dividirán de un modo que defina un abanico de financiamiento para cada país. Además, la Junta Directiva decidió que una parte de los fondos se utilizaría para proporcionar incentivos a solicitudes ambiciosas basadas en casos de inversión concretos y estrategias nacionales.

"Nuestro objetivo común es ayudar a tantas personas como podamos orientando los recursos a zonas con una carga de morbilidad alta y una capacidad de inversión propia limitada", manifestó Sylvester Anemana, un miembro de la Junta Directiva que representa a África occidental y central. "Dotar al proceso de una mayor eficacia supone salvar más vidas".

Los Mecanismos de Coordinación de País seguirán siendo la principal entidad responsable de presentar las solicitudes y supervisar las subvenciones en cada país. Todos los Mecanismos de Coordinación de País colaborarán con todas las partes interesadas, incluida la sociedad civil, para redactar solicitudes sólidas dirigidas al Fondo Mundial.

El nuevo modelo de financiamiento sustituirá al sistema basado en convocatorias, que resultó muy eficaz durante los primeros años del Fondo Mundial, tras su fundación en 2002, a la hora de impulsar la creación de asociaciones multisectoriales en muchos países para identificar y cuantificar sus propias necesidades de prevención y tratamiento del SIDA, la tuberculosis y la malaria.

Sin embargo, la crisis financiera internacional puso de relieve la necesidad de que el Fondo Mundial orientara sus inversiones a conseguir una mayor repercusión y abandonara su función relativamente pasiva a la hora de definir la demanda. La Junta Directiva decidió introducir cambios para garantizar que destina las inversiones de la organización a las personas que más lo necesitan y a las intervenciones que pueden ayudar al mayor número de personas.

Las consultas llevadas a cabo durante los últimos meses con los asociados, las entidades ejecutoras, los donantes y otras partes interesadas ofrecieron numerosas propuestas sobre cómo garantizar que el nuevo modelo de financiamiento preserve de forma adecuada el carácter global del portafolio, incentive los programas que muestran un buen desempeño y refuerce el principio de la implicación nacional. Muchas entidades ejecutoras también hicieron hincapié en la necesidad de simplificar y agilizar el acceso al financiamiento.

"Esto nos permite avanzar con propósitos claros", dijo Rachel Ong, representante de la delegación de Comunidades ante la Junta Directiva. "Como órgano de gobernanza, estamos optimizando nuestra orientación e incentivando la demanda, lo que nos ayudará a reunir los recursos que necesitamos".

Al tomar su decisión, la Junta Directiva acordó que el nuevo modelo debería reforzar la participación de todas las partes interesadas, incluida la sociedad civil, y que apoyará la continuación del financiamiento para cubrir las necesidades de las poblaciones más vulnerables, de manera que se tengan en cuenta las epidemias concentradas.

La Junta Directiva también solicitó una evaluación regular del nuevo modelo de financiamiento, y pidió a su Comité de Estrategia, Inversiones e Impacto que continuara precisando los detalles del modelo de financiamiento para que pudiese empezar a aplicarse en 2013.

Compartir esta página

  • Facebook
  • Twitter
  • StumbleUpon
  • E-Mail