Salvar vidas y cambiar los medios de subsistencia mediante financiamiento innovador

Por Mark Dybul, Director Ejecutivo

Voces el día 15 febrero 2017

Afrontar hoy los desafíos mundiales requiere la aplicación de enfoques nuevos y diversos. Como asociación del siglo XXI, el Fondo Mundial explora constantemente modelos de financiamiento innovadores para ir más allá de las fuentes de financiamiento tradicionales y alcanzar el objetivo mundial de acabar con las epidemias de sida, tuberculosis y malaria en 2030.

El Lives and Livelihoods Fund es un buen ejemplo de cómo los nuevos enfoques financieros adoptados por diferentes asociados pueden transformar la salud en los países y comunidades que más lo necesitan. Con el apoyo del Banco Islámico de Desarrollo y la Fundación Bill y Melinda Gates, el Lives and Livelihoods Fund representa un mecanismo innovador creado para financiar proyectos sobre salud, agricultura e infraestructura en los países miembros del Banco Islámico de Desarrollo mediante una combinación de subvenciones y préstamos en condiciones favorables.

Esta semana, el Lives and Livelihoods Fund firmó su primer proyecto, un acuerdo de financiamiento de US$ 32 millones para apoyar el objetivo del Gobierno de Senegal de erradicar la malaria a fines de 2018. El proyecto, diseñado en colaboración con el Fondo Mundial en el marco del Programa Nacional para el Control de la Malaria, formará a trabajadores comunitarios y contribuirá a la distribución de 1 millón de pruebas de diagnóstico rápido y más de 700.000 dosis de medicamentos antimaláricos, además de proporcionar mosquiteros a 2,5 millones de personas.

Basándose en el compromiso y el notable esfuerzo de Senegal en la lucha contra la malaria, el proyecto del Lives and Livelihoods Fund ayudará al país a pasar de la primera fase de la respuesta a la malaria, la fase de control, a la fase preliminar de eliminación de la enfermedad. Pensemos en lo que eso significa en términos de desarrollo y cambio social. Una vida salvada de la malaria es una niña que supera su quinto cumpleaños porque tiene un mosquitero que los protege a ella y a su familia. Esa misma niña puede completar su escolarización y continuar sus estudios hasta convertirse en médica y contribuir así a una comunidad próspera y estable.

Lo que convierte en único a este proyecto de coinversión es que complementa unos fondos que ya fueron recaudados durante el ciclo trienal de reposición de recursos del Fondo Mundial. También aporta recursos adicionales para que los gobiernos cumplan con los requisitos de cofinanciamiento establecidos por el Fondo Mundial, aumentando la implicación del país y la sostenibilidad de los programas.

Estos nuevos modelos reflejan nuestras iniciativas destinadas a crear una amplia coalición de asociados en la recaudación de fondos, extendiéndose más allá de organismos de ayuda gubernamentales, donantes corporativos y fundaciones para captar a nuevos actores, tales como inversores de impacto, personas con un elevado patrimonio, fondos soberanos de inversión y fondos de pensiones, bancos y empresas de gestión de activos e instituciones financieras de desarrollo. El Lives and Livelihoods Fund también cuenta con recursos procedentes del Fondo de Solidaridad Islámica para el Desarrollo, el Fondo de Qatar para el Desarrollo, el Centro de Socorro y Ayuda Humanitaria del Rey Salman y el Fondo de Abu Dhabi para el Desarrollo.

En septiembre de 2016, los líderes mundiales prometieron US$ 12.900 millones para que la asociación del Fondo Mundial acelerase la lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria. Este esfuerzo tremendamente fructífero de recaudación de fondos fue posible gracias a los grandes compromisos y a la visión de países de todo el mundo, incluidos Qatar, Arabia Saudí y Kuwait. El resultado de esta reposición de recursos fue también la consecuencia de una colaboración más estrecha entre diversos asociados financieros que buscan oportunidades de coinversión.

El Banco Islámico de Desarrollo se unió a la Conferencia de Reposición de Recursos celebrada en Montreal, donde se recaudaron US$ 12.900 millones. Actualmente estamos explorando plataformas de coinversión con el Banco en los estados miembros de la Organización para la Cooperación Islámica. Hoy, 50 de los 57 estados miembros de la OCI están ejecutando programas financiados por el Fondo Mundial para luchar contra estas enfermedades y crear sistemas para la salud resistentes y sostenibles. Estas inversiones en el ámbito de la salud también son inversiones en la prosperidad económica y social, con beneficios en materia de educación, reducción de la pobreza y estabilidad a largo plazo.

La salud mundial es una responsabilidad compartida. Con soluciones nuevas e innovadoras para el financiamiento de la salud, podemos conseguir un mundo libre del VIH, la tuberculosis y la malaria.