Hacer de la detección de casos no diagnosticados de tuberculosis una prioridad mundial

Por Eliud Wandwalo, Coordinador Sénior de Enfermedades, Tuberculosis

Voces el día 10 octubre 2017

The Global Fund / Jonas Gratzer

Cada año, 10,4 millones de personas contraen la tuberculosis, una enfermedad totalmente prevenible y curable. Pero un dato incluso más preocupante es que el 40% de ellas ni siquiera recibe atención, son personas que quedan “perdidas” para los sistemas de salud porque sus casos no son diagnosticados, tratados o notificados. Se trata, fundamentalmente, de casos no detectados porque no hemos hecho lo suficiente para eliminar los obstáculos a los que deben hacer frente para acceder a los servicios adecuados, o bien porque pertenecen a poblaciones vulnerables a las que resulta complicado llegar, tales como migrantes, mineros, refugiados, niños y personas que viven con el VIH. Los casos no detectados pueden ser asimismo pacientes que recibieron tratamiento pero nunca fueron notificados dentro del marco de los programas nacionales. El resultado es que muchas de estas personas morirán o continuarán padeciendo la enfermedad y transmitiéndola o, si se las trata con los medicamentos inadecuados, contribuirán a la creciente amenaza que representa la farmacorresistencia.

Los casos de tuberculosis no diagnosticados y la farmacorresistencia son importantes desafíos en la lucha contra la enfermedad y constituyen una grave amenaza para la seguridad sanitaria mundial. Las muertes provocadas por la tuberculosis farmacorresistente –cuando la bacteria de la tuberculosis no responde a los medicamentos antituberculosos de primera línea– representan hoy aproximadamente una tercera parte de todas las muertes por resistencia a los antibióticos en todo el mundo. Es necesario tomar medidas urgentes para romper el ciclo de transmisión de la tuberculosis y la tuberculosis multirresistente para salvar millones de vidas y alcanzar el objetivo mundial de acabar con la epidemia de tuberculosis en 2030. Cuanto más se demore la detección de los casos no diagnosticados, más tiempo llevará alcanzar los objetivos mundiales.

La asociación del Fondo Mundial ha lanzado una nueva inversión destinada a localizar los casos no diagnosticados tanto de la tuberculosis farmacosensible como de la tuberculosis farmacorresistente. Mediante esta nueva iniciativa se invertirá en intervenciones innovadoras y específicas, y se reunirán pruebas y ampliarán los enfoques más eficaces. Utilizando un paquete integral de servicios que variará en función del entorno, los asociados esperan encontrar 1,5 millones más de casos de tuberculosis en 2019 en 13 países que registran un 70% de todas las personas que padecen tuberculosis y tuberculosis multirresistente y que no han sido diagnosticadas por los sistemas actuales.

Durante la 48ª Conferencia Mundial de la Unión sobre Salud Respiratoria, celebrada del 11 al 14 de octubre en Guadalajara, México, asociados de la OMS, la Alianza Alto a la Tuberculosis y el Fondo Mundial y entidades ejecutoras de programas procedentes de Bangladesh, la República Democrática del Congo, Indonesia, Myanmar, Nigeria, Pakistán, Filipinas, Sudáfrica, Tanzanía, Ucrania, Kenya, Mozambique y la India se reunieron para apoyar y lanzar esta iniciativa conjunta.

La iniciativa Inversión Catalizadora para la Tuberculosis incluye US$ 115 millones en concepto de fondos de contraparte destinados a financiar programas dirigidos por los países. Se empleará además una iniciativa estratégica de US$ 10 millones para ayudar a los asociados técnicos a elaborar un conjunto de herramientas basadas en las mejores prácticas. Por último, se dedicará una inversión multipaís de US$ 65 millones a tratar cuestiones transfronterizas como la respuesta a la tuberculosis farmacorresistente en los trabajadores migrantes y facilitar tratamiento a refugiados y personas desplazadas internamente.

Lo que diferencia a esta inversión de otras iniciativas es que adopta enfoques no empleados habitualmente, centrándose en las poblaciones clave que corren un elevado riesgo de contraer la tuberculosis y que están desatendidas y marginadas. Las intervenciones incluirán los principios básicos de buscar, diagnosticar y tratar todas las formas de tuberculosis en adultos y niños y prevenir el desarrollo de la enfermedad, incluida la tuberculosis farmacorresistente.

Entre otras consideraciones, esto significa aplicar una detección sistemática y rutinaria durante las visitas médicas así como el diagnóstico precoz de la tuberculosis y la tuberculosis farmacorresistente mediante el uso de herramientas de detección más sensibles, y sistemas de diagnóstico más específicos, como rayos X y tecnología GeneXpert.

Las inversiones también se utilizarán para conseguir una mayor implicación de proveedores de los sectores privado y público en acelerar la detección y el tratamiento de casos de tuberculosis. En muchos países de Asia sudoriental, la mayoría de los pacientes de tuberculosis consulta o tiene acceso a profesionales sanitarios privados debido a diferentes razones, de modo que es muy importante que los datos se incorporen a los sistemas nacionales de tuberculosis. Los modelos de atención innovadores en el sector privado han demostrado buenos resultados. En la India, por ejemplo, el resultado llevó a la notificación de cientos de miles de personas con tuberculosis no diagnosticada.

Localizar a los pacientes no diagnosticados requiere asimismo la ampliación de programas que apoyen enfoques integrados de atención de la tuberculosis y la tuberculosis farmacorresistente basados en la familia y la comunidad. En países como Nigeria, por ejemplo, necesitamos centrar las inversiones en el fortalecimiento y un mejor equipamiento de la atención primaria de salud para acelerar la detección de casos.

A nivel mundial, solo la mitad de los pacientes afectados por tuberculosis multirresistente que inician tratamiento es tratada con éxito, debido en gran medida a la elevada tasa de mortalidad y al abandono del tratamiento, de modo que debemos apoyar a los países para procurar una atención de alta calidad y mejorar el acceso y los resultados del tratamiento.

Con el propósito de ayudar a los asociados a entender mejor quiénes son y dónde están localizados los casos no detectados e identificar los principales obstáculos que impiden el acceso a los servicios de tuberculosis, el Fondo Mundial apoyará la realización de evaluaciones jurídicas y de género.

En nuestro mundo globalizado, las enfermedades como la tuberculosis no tienen fronteras; las personas se desplazan y con ellas las enfermedades. Encontrar los casos no detectados y acabar con la tuberculosis tiene una importancia capital para todos a nivel mundial: no solo permitirá salvar a millones de vidas y revitalizar a las comunidades en los países vulnerables de ingresos bajos y medianos sino que también ayudará a mejorar la seguridad sanitaria mundial.

Eliud Wandwalo es Coordinador Sénior de Enfermedades, Tuberculosis, en el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria.