Sociedad civil

Resumen

Las organizaciones de la sociedad civil han participado directamente en todas las actividades del Fondo Mundial desde su establecimiento. De hecho, fueron los esfuerzos a nivel local emprendidos por miles de grupos de la sociedad civil de todo el mundo reclamando mayores recursos para dar respuesta al VIH y el sida lo que condujo a la creación del Fondo Mundial en 2002.

Desde entonces, la sociedad civil ha desempeñado un papel activo en cada nivel de las operaciones del Fondo Mundial, incluidas la elaboración y ejecución de políticas.

Nivel internacional

La sociedad civil participa activamente en la gobernanza a nivel internacional. De los veinte puestos con derecho a voto de la Junta Directiva del Fondo Mundial, diez corresponden a sectores constituyentes de entidades ejecutoras de programas, de los cuales tres están ocupados por representantes de la sociedad civil. Un puesto representa a organizaciones no gubernamentales de países desarrollados, en un segundo puesto están representadas organizaciones no gubernamentales de países en desarrollo, y un tercer puesto sirve para representar a las comunidades que viven con las enfermedades. Como parte de la Junta Directiva, estas organizaciones participan activamente en elaborar la estrategia de la organización, diseñar el modelo de financiamiento, supervisar el trabajo de la Secretaría y establecer políticas.

Nivel de país

A nivel de país, la sociedad civil participa activamente en el proceso de toma de decisiones a través de los mecanismos de coordinación de país (MCP), el organismo nacional responsable de elaborar las solicitudes de financiamiento y supervisar la ejecución de las subvenciones concedidas. Aunque sigue siendo tarea complicada asegurar que todos los interesados contribuyan de manera importante, estas organizaciones están logrando cada vez más hacer oír su voz.

Además de intervenir en el Mecanismo de Coordinación de País, la sociedad civil lleva a cabo un papel clave en conseguir que se entable un diálogo de país integrador y estimulante para definir la respuesta al sida, la tuberculosis y la malaria.

Las organizaciones de la sociedad civil también desempeñan un papel esencial en influir cómo los gobiernos dedican sus presupuestos a tratar los problemas de salud y en transmitir mensajes para que los gobiernos actúen con responsabilidad y transparencia. Tanto en los países donantes como beneficiarios, la sociedad civil es un asociado importante para reclamar mayor gasto público en salud y movilizar recursos. El Fondo Mundial sigue las tendencias de financiamiento de salud en cada país y fomenta que la sociedad civil conozca mejor el estado actual del financiamiento nacional dedicado a la salud, lo que incluye explicar cómo se relacionan tales tendencias con los compromisos de cofinanciamiento que adquieren los países con el Fondo Mundial.

Nivel local

Las organizaciones de la sociedad civil también cumplen una función importante a nivel local. Las organizaciones comunitarias pueden actuar como entidades ejecutoras de subvenciones del Fondo Mundial, y a menudo pueden llegar hasta poblaciones y comunidades clave que quedan fuera del alcance de la acción gubernamental. La experiencia ha demostrado que los programas ejecutados por la sociedad civil son al menos tan eficaces como los gestionados por organismos gubernamentales o entidades ejecutoras del sector privado.

Estas organizaciones también resultan muy útiles en dar voz a las necesidades e intereses de las poblaciones clave a la hora de elaborar programas, y en su función de vigilancia, a fin de verificar que los programas se ejecutan en la forma prevista.

Defensa de la causa

En un plano más político, la sociedad civil está llamada a desempeñar un papel esencial en defender la causa del Fondo Mundial, tanto concienciando a los países receptores como formando parte de los esfuerzos por recaudar fondos que llevan a cabo los gobiernos donantes. La mayor parte de las organizaciones civiles son miembros de la Global Fund Advocates Network (GFAN), una red que aúna las estructuras, los conocimientos técnicos y la experiencia acumulados desde 2002 para apoyar al Fondo Mundial. GFAN trabaja con defensores, activistas y comunidades afectadas tanto del norte como del sur, y con organizaciones que pertenecen al grupo de Amigos del Fondo Mundial.

“Sociedad civil” es la denominación que empleamos para designar a todas las partes interesadas que no son organismos gubernamentales ni empresas del sector privado; está constituida por organizaciones no gubernamentales, grupos de defensa de la causa, organizaciones religiosas, redes de personas que viven con las enfermedades, etc.