Financiamiento nacional

Compartir esta página

Twitter Facebook

Para poder acelerar la respuesta a las enfermedades, el financiamiento de la salud mundial se enfrenta a un gran desafío: hallar nuevas formas de recaudar los recursos adecuados. Muchos países de ingresos bajos y medianos están asumiendo una mayor responsabilidad a la hora de invertir en salud. Por primera vez en la historia de la salud mundial, África está movilizando más recursos nacionales destinados a la salud que las inversiones extranjeras de desarrollo en el sector. Movidos por el espíritu de responsabilidad compartida y solidaridad con la comunidad internacional, estos países están tomando la iniciativa y realizando importantes inversiones en sectores que han estado dominados tradicionalmente por inversiones extranjeras para el desarrollo.

Por ejemplo, con el apoyo de asociados como el ONUSIDA, los países africanos han incrementado sus recursos nacionales en un 150% en los últimos cuatro años para responder al desafío del VIH. Si se quiere acabar con las epidemias de VIH, tuberculosis y malaria, el incremento de los fondos nacionales para la salud reviste una enorme importancia. El incremento de las inversiones nacionales en salud indica el grado de implicación de un país y representa un camino hacia la verdadera sostenibilidad de los programas. La asociación del Fondo Mundial está apoyando las innovaciones en el país que incrementan las inversiones nacionales en salud al tiempo que busca catalizar las inversiones nacionales en ese ámbito.

Las asociaciones entre UNITAID y la Iniciativa Clinton de Acceso a la Salud (CHAI) están generando mecanismos innovadores para aumentar las inversiones nacionales en salud. El enfoque empresarial de CHAI para facilitar acceso a la atención sanitaria y los innovadores mecanismos de financiamiento de UNITAID han subrayado la necesidad de crear asociaciones y fomentar sólidas inversiones nacionales, así como la implicación de los países en los programas.

El Fondo Mundial ha encontrado una manera eficaz de fomentar las inversiones nacionales en salud. Comienza con la convicción de que marcar una diferencia transformadora en las vidas de millones de personas afectadas por enfermedades en los países de ingresos bajos y medianos es un proceso que requerirá inversiones nacionales en salud considerablemente mayores, procedentes tanto del sector privado como público.

NIVEL DE INGRESOS DEL PAÍS CONTRIBUCIÓN DEL GOBIERNO (EN MILLONES DE US$)
2012-2014 2015-2017 Adicional Porcentaje de incremento
Bajos 1.511 2.226 714 47%
Medianos-bajos 3.300 5.943 2.642 80%
Medianos bajos de la franja superior 1.195 1.684 489 41%
Medianos altos 2.761 3.463 702 25%
Total 8.768 13.316 4.548 52%

El Fondo Mundial aplica políticas de financiamiento de contrapartida para apoyar a los países a incrementar el financiamiento nacional para las tres enfermedades y el sector de la salud. El modelo de financiamiento actual apoya a los ministerios de Salud y Finanzas para acceder a un 15% adicional del paquete de recursos del país en concepto de incremento de los recursos nacionales. Hasta la fecha, los países han asignado US$4.300 millones adicionales a sus programas de salud para el periodo 2015-2017. Comparado con las inversiones realizadas en el periodo 2012-2014, esta cifra representa un incremento del 52% en el financiamiento nacional destinado a la salud. Este es un desglose, separado según el nivel de ingresos de los países implicados:

Los países que aplican el modelo de financiamiento manifiestan que sus requisitos para el financiamiento de contrapartida han sido útiles para desbloquear más recursos destinados a la salud en sus países. En una encuesta realizada entre 404 participantes en el diálogo de país y la elaboración de la nota conceptual en los primeros cinco plazos del modelo de financiamiento, el 82% de los encuestados dijo que la creciente atención dedicada por el Fondo Mundial al financiamiento de contrapartida estimuló mayores compromisos del Gobierno en sus países.

En el marco del modelo de financiamiento, los gobiernos de varios países realizarán por primera vez sustanciales coinversiones directas en programas financiados por el Fondo Mundial, lo que representa un paso importante hacia la sostenibilidad de los programas a largo plazo.

Publicación 15 noviembre 2016