Modelo de financiamiento

Asignaciones

Para el periodo de asignación 2017-2019, el Fondo Mundial ha adoptado una metodología de asignación mejorada que permitirá cumplir los objetivos de su Estrategia 2017-2022 y aumentar la repercusión de los programas de país para prevenir, tratar y atender a las personas afectadas por el VIH, la tuberculosis y la malaria, y crear sistemas para la salud resistentes y sostenibles.

La metodología de asignación para 2017-2019 que aplica el Fondo Mundial destina una mayor proporción del financiamiento a los países con más carga de morbilidad y menores ingresos, tiene en cuenta específicamente la epidemia de VIH en las poblaciones clave y la amenaza de la tuberculosis multirresistente, y apoya las iniciativas para la eliminación de la malaria, al tiempo que ofrece la posibilidad de aplicar reducciones sostenibles y pautadas cuando disminuyen los fondos.

Las asignaciones de los países se calculan empleando una fórmula que se basa principalmente en la carga de enfermedad y la capacidad económica de un país, y se ha perfeccionado la metodología de asignación para tener en cuenta importantes factores contextuales a través de un proceso de ajuste cualitativo transparente y responsable.

  • Asignaciones de país para 2017-2019
    descargar en English

Además de las asignaciones de país, hay disponibles US$ 800 millones para inversiones catalizadoras. Estas inversiones tienen por objeto galvanizar el uso de las asignaciones de país para alcanzar los objetivos de la Estrategia 2017-2022 del Fondo Mundial y los planes de asociados mundiales. Se componen de fondos de contrapartida cuya finalidad es incentivar la programación de asignaciones de país para áreas prioritarias, enfoques de múltiples países que son críticos e iniciativas estratégicas (como el Fondo de Emergencia) que resultan necesarias para favorecer los buenos resultados de las asignaciones de país pero no pueden ser financiadas mediante subvenciones de país.