Modelo de financiamiento

Elegibilidad y transiciones

Para determinar la elegibilidad a recibir apoyo del Fondo Mundial se tiene en cuenta el panorama económico y de salud de los países y regiones con miras a optimizar la inversión de recursos financieros.

La Política de Elegibilidad del Fondo Mundial está diseñada para asegurar que los recursos disponibles se asignan a países con la mayor carga de morbilidad y la menor capacidad económica, así como a poblaciones clave y vulnerables afectadas desproporcionadamente por las tres enfermedades. La elegibilidad viene determinada por una clasificación de los ingresos de los países, tal como mide el Ingreso Nacional Bruto (INB) per cápita (Método Atlas del Banco Mundial), y una clasificación oficial de la carga de morbilidad.

Las asignaciones de fondos se realizan una vez cada tres años. La Lista de Elegibilidad 2017 del Fondo Mundial indica qué componentes de país (VIH, tuberculosis o malaria) pueden optar a recibir una asignación para el periodo 2017-2019, teniendo en cuenta que la elegibilidad no garantiza recibir una asignación. Si un país no tiene componentes elegibles, no aparecerá en la lista.

  • Lista de Elegibilidad 2017 del Fondo Mundial
    descargar en English

Transiciones previstas del financiamiento aportado por el Fondo Mundial

El Fondo Mundial ayuda activamente a los países a planificar la sostenibilidad de los programas y las transiciones satisfactorias del apoyo que proporciona. El objetivo de este apoyo es mantener y acelerar los logros obtenidos contra las tres enfermedades.

Una transición satisfactoria exige preparación y tiempo. Por consiguiente, todos los países de ingresos medianos altos, con independencia de la carga de morbilidad, y todos los componentes de países de ingresos medianos bajos con carga de morbilidad baja o moderada, deben iniciar o continuar los preparativos de transición durante el periodo 2017-2019.

Para ayudar a planificar con antelación, el Fondo Mundial ha elaborado una lista de componentes de país que está previsto dejarán de recibir financiamiento del Fondo Mundial en 2025 debido a mejoras en la clasificación de ingresos y según los actuales criterios de elegibilidad. Estas previsiones no constituyen decisiones vinculantes ni declaraciones políticas del Fondo Mundial y solo se facilitan como un recurso más para ayudar a los países a prepararse de cara a la transición.