Asociados ejecutores de programas

Resumen

La asociación del Fondo Mundial incluye a numerosas partes interesadas. Para mantener esta asociación resultan fundamentales las organizaciones en las que confiamos para ejecutar las subvenciones, los denominados receptores principales (RP).

Como institución proveedora de financiamiento, la responsabilidad del Fondo Mundial es apoyar a los países en su lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria. Nosotros aportamos los recursos pero confiamos en entidades locales expertas para su gestión. Cada subvención es administrada por un Receptor Principal, que puede ser cualquier tipo de institución, desde un ministerio hasta una organización comunitaria o una entidad del sector privado.

En la mayoría de casos, los receptores principales trasladan los fondos recibidos a otras organizaciones más pequeñas que actúan como subreceptores o incluso sub-subreceptores. De esta manera, el financiamiento desciende en cascada hasta llegar a organizaciones de menor tamaño que se encargan de ejecutar programas para servir a las poblaciones o grupos que posiblemente el Gobierno no pueda atender de manera eficaz.

La responsabilidad, la transparencia y la efectividad son factores clave. Los receptores principales son seleccionados por el Mecanismo de Coordinación de País y evaluados por el Agente Local del Fondo en el país atendiendo a sus capacidades financieras, gerenciales y programáticas. Una vez aprobados, los receptores principales firman un acuerdo de subvención con el Fondo Mundial que incluye un presupuesto detallado, un plan de gestión de adquisiciones y suministros, un marco de desempeño y un plan de trabajo o planificación de la ejecución.

En cada etapa del proceso, los receptores deben ser capaces de probar que se han logrado resultados y demostrar exactamente cómo se ha gastado el dinero de la subvención.

Los receptores principales seleccionan subreceptores a través de un proceso nacional, abierto y transparente, y deben evaluar la capacidad de posibles subreceptores de realizar el trabajo encomendado y de alcanzar el nivel exigido de responsabilidad y transparencia.