Oficina del Inspector General

Estrategia de comunicaciones

La Oficina del Inspector General ha establecido una estrategia integral de comunicaciones que, tal como se recoge en sus estatutos, “permite que sus actividades sensibilicen a la opinión pública sobre los riesgos detectados en los programas del Fondo Mundial”.

Las comunicaciones de la Oficina del Inspector General tienen cinco objetivos:

  • Hacer que las personas adecuadas conozcan los riesgos a que se enfrentan los programas financiados por el Fondo Mundial.
  • Promover una cultura de transparencia y rendición de cuentas plenas.
  • Colaborar con las partes interesadas clave y establecer las garantías necesarias.
  • Asegurar que sus productos básicos tengan la máxima repercusión.
  • Establecer los mejores canales de comunicación para divulgar los hallazgos y animar a las personas a denunciar irregularidades.

La Oficina del Inspector General informa sobre todas sus actividades en aras de la divulgación, la rendición de cuentas y la transparencia plenas. Todos los informes se publican en su totalidad.

Productos básicos

La Oficina del Inspector General comunica sus hallazgos a través de tres productos básicos:

  • Informes de auditoría
  • Informes de investigación
  • Informes de la Junta Directiva

Los informes de auditoría e investigación consisten en información clave derivada de actividades de garantía y de investigación. Comprenden las medidas correctivas acordadas con la Secretaría para mejorar los procesos y sistemas del Fondo Mundial; el Comité Ejecutivo de Dirección del Fondo Mundial realiza un seguimiento mensual de estas medidas.

Los informes de auditoría comprenden el siguiente sistema de calificación de cuatro puntos:

Calificación Descripción
Eficaz No se ha observado ningún problema de consideración. Los procesos de control interno, gobernanza y gestión de riesgos están diseñados adecuadamente, su aplicación es correcta y resultan eficaces, lo que ofrece la seguridad razonable de que los objetivos establecidos se cumplirán.
Parcialmente eficaz Se han observado algunos problemas moderados. Las prácticas de control interno, gobernanza y gestión de riesgos están diseñadas adecuadamente, su aplicación es correcta en términos generales pero se han detectado uno o varios problemas que pueden representar un riesgo moderado para la consecución de los objetivos establecidos.
Necesita una importante mejora Se han observado uno o varios problemas significativos. Las prácticas de control interno, gobernanza y gestión de riesgos presentan algunas deficiencias en cuanto a su diseño o eficacia operativa que, hasta que no sean resueltas, no permiten contar con la seguridad razonable de que los objetivos vayan a cumplirse.
Ineficaz Se han observado numerosos problemas importantes. Los procesos de control interno, gobernanza y gestión de riesgos no están diseñados adecuadamente y/o no son eficaces en términos generales. La naturaleza de estos problemas es de tal importancia que la consecución de los objetivos establecidos se ve seriamente comprometida.

Partes interesadas

La Oficina del Inspector General ha planificado sus compromisos e interacciones con los principales interesados del Fondo Mundial durante el proceso de auditoría e investigación en los modelos de compromiso de las partes interesadas disponibles más abajo. Estos modelos están concebidos para que las personas adecuadas conozcan los riesgos a los que se enfrentan los programas financiados por el Fondo Mundial y para que se disponga de las garantías necesarias antes de la publicación de cualquier informe de la Oficina del Inspector General.

Políticas y estándares profesionales

Las actividades de la Oficina del Inspector General se ajustan a las Normas Internacionales para la Práctica Profesional de Auditoría Interna del Instituto de Auditores Internos y las Directrices Uniformes para las Investigaciones de la Conferencia de Investigadores Internacionales. Las actividades de la Oficina del Inspector General son examinadas con regularidad por un proveedor de garantía de calidad externo para asegurar que se mantienen los estándares más elevados.