Las duras lecciones del ébola

Compartir esta página

Twitter Facebook

En el remoto puesto de salud de Koribondo no hay electricidad, la única comadrona va rápido de una embarazada a otra y las enfermeras traen cubos de agua de un pozo cercano. En una tarde lluviosa, decenas de madres esperan su turno para realizarse las pruebas de malaria bajo un techo lleno de goteras. Muchas han caminado durante horas por caminos polvorientos hasta llegar al dispensario. Mientras tanto, la motocicleta que hace las veces de ambulancia permanece aparcada. No hay combustible para utilizarla.

Un año después de que se declarara que Sierra Leona estaba libre del virus del ébola, este pequeño país de África occidental sigue esforzándose por reconstruir su sistema sanitario. La malaria continúa siendo la principal causa de enfermedad y mortalidad: es responsable de más del 40% de la morbilidad de pacientes no hospitalizados y del 38% de las muertes de niños menores de cinco años. Por sí sola, la malaria acabó con el doble de vidas en 2014 que el brote de ébola. Sin embargo, Sierra Leona espera que las duras lecciones que el país se vio obligado a aprender al enfrentarse a la epidemia de ébola ayuden, con el apoyo de los asociados, a establecer nuevas estrategias que salven vidas y contribuyan a evitar que cualquier brote futuro se convierta en una amenaza mundial.

La distribución masiva de medicamentos antimaláricos, una iniciativa que se llevó a cabo durante el punto álgido del brote de ébola con el apoyo del UNICEF, la OMS y el Fondo Mundial, permitió entender algunas cuestiones esenciales: la importancia de formar y utilizar con mayor eficacia a los trabajadores de salud comunitarios, y la función de la movilización social. Los miles de hombres y mujeres que se implicaron en la lucha contra la malaria y el ébola, mostrando una heroicidad y compasión extraordinarias, se convirtieron en una fuente de inspiración para la búsqueda de un futuro mejor en el país. “Cuando las comunidades participan, la diferencia es enorme”, afirma el Dr. Brima Kargbo, Director Médico de Sierra Leona. “Esta fue nuestra mayor lección”.

Galería de fotografías

Publicación 13 diciembre 2016